1

Tus emociones también viajan.

Has seguido todos los pasos para que tu salida del país sea todo un éxito, los papeles están en orden, el boleto, lógico lo compraste con anterioridad por economía y finalmente llega el día de despedirse de todos  pero caes en cuenta  que tus emociones no están listas para entrar en las maletas. Y en ese momento, cuando estás en la despedida que te preparó tu familia y amigos te preguntas si estás listo para todas las aventuras que comenzarás a vivir.
No hay receta de abuela que evite sentirte el diferente, el extraño, el nuevo del vecindario.  Pero para ser un verdadero extranjero deberás enfrentarte a un nuevo idioma, si decidiste viajar a un país con idioma diferente al tuyo. El clima te pondrá a reto y la comida tendrás que conocerla y elegir esos platos que más enamoren tu paladar.

 

Sin todo esto seguramente tu viaje sería aburrido, es lo diverso lo que te dará una historia que contar, y situaciones completamente diferentes a las que has vivido. Aprenderás tan bien un nuevo idioma que ampliarás tu círculo de amigos, que siempre te llevarán a aprender nuevas cosas y sus culturas.

 

¡No tengas miedo al cambio, llévate en tus maletas los buenos deseos de quienes te despiden y ten siempre presente que lo mejor está por venir!